Las Mentiras Del Mal Aliento

El mal aliento es un problema de salud muy común. Sus tratamientos pueden variar mucho, dependiendo de la causa y la persona  afectada.

Hay muchas cosas que las personas han aceptado como verdaderas sobre el mal aliento, pero algunos de ellos, como los siguientes, son falsos.

Puedes averiguar si tienes mal aliento por la exhalación por encima de tu mano ahuecada.

Es posible determinar la presencia de mal aliento utilizando esta técnica. Sin embargo, sólo puede funcionar si tu mal aliento es muy fuerte, o si tienes un olfato muy sensible. La verdad es que la identificación de tu propio mal aliento es muy difícil porque tu nariz está conectada a la boca.

Si realmente crees que es posible que tengas mal aliento, puedes confirmarlo siguiendo estos métodos.

En primer lugar, usted puedes ir al dentista y solicitar una prueba con  halimeter, un instrumento dental que se utiliza específicamente para el diagnóstico de la halitosis.

Prueba de Halimeter en una consulta odontológica
Prueba del Halimeter

En segundo lugar,  puedes pedirle a un amigo de confianza para que simplemente te huela el aliento.

Pero la forma más sencilla de comprobar si tienes mal aliento es raspar la parte más interna de la lengua con una cuchara o un bastoncillo de algodón. Después de un minuto, lleva la cuchara o el bastoncillo a la nariz y respira. A eso es exactamente es lo que tu aliento huele.

El mal aliento viene de los intestinos

Si bien es posible que el mal aliento puede provenir de trastornos digestivos, es más comúnmente como resultado de las sobras de  alimento que se quedan  adheridas en las grietas de la lengua y a la falta de un buen cepillado de dientes usos de hilo dental todos los días.

El mal aliento se puede evitar con el cepillado y el hilo dental con regularidad

Cepillado de dientes
Cepillado de dientes

Esto es verdadero. Esta es una manera muy sencilla pero muy eficaz para deshacerse del mal aliento o evitarlo en primer lugar. Lo ideal es cepillarse los dientes después de cada comida, incluyendo aperitivos, para limpiar la boca del exceso de comida partículas cada vez que comes, pero dos o tres veces al día es suficiente, según la mayoría de los dentistas.  Además de estas prácticas dentales comunes, también es vital limpiar la lengua después del cepillado para evitar la acumulación de bacterias, lo que a veces puede conducir a mal aliento. y que no se evita con el cepillado de dientes

El mal aliento puede ser eliminado mediante el uso de un enjuague bucal

 Falso. Según la mayoría de los anuncios, tendrás un aliento fresco con sólo usar un enjuague bucal. Desafortunadamente, estos productos dentales sólo dan una solución temporal a tu problema de halitosis. Algunos de ellos incluso pueden agravar el problema a largo plazo.

Los enjuagues bucales pueden ser utilizados para refrescar el aliento temporal en situaciones donde no es práctico cepillarse los dientes inmediatamente. Pero incluso en estas circunstancias, debes evitar los que tienen algún tipo de alcohol entre sus ingredientes. Estos productos causan sequedad de boca, que a su vez estimula el crecimiento de bacterias orales que produce ese olor desagradable que se conoce como el mal aliento.

Al comprar un enjuague bucal, se puede considerar los productos que contienen dióxido de cloro. Estos no secarán la boca y son muy eficaces para enmascarar el mal olor liberado por ciertas bacterias orales, al menos en el corto plazo.

En la farmácia te puedes encontrar con varios enjuagues bucales o colutorios para eliminar el mal aliento:

  • UltraDEX Colutorio Oral Diario Aliento Fresco
  • CB12 Colutorio Enjuage Bucal

Comer ciertos alimentos puede dar mal aliento

Verdadero y falso. Una vez más, esto depende de otros factores. Por ejemplo, todos sabemos que comer cebolla o el ajo pueden dejar un olor desagradable en la boca. Sin embargo, esto es sólo un olor temporal y no es realmente lo mismo que tener mal aliento. Lo mismo ocurre con los alimentos ricos en azufre como el repollo. En estos casos, es posible que tenga mal aliento después de la comida, pero se desvanecen rápidamente, especialmente si se cepilla los dientes inmediatamente después de comer.

Sin embargo, si el mal aliento es persistente y no desaparece, es posible que desees considerar la reducción de la ingesta de alimentos que son ricos en azufre.

La causa más común del mal aliento es a día de hoy falta de una correcta higiene bucal. Para reducir las probabilidades de contraer el mal aliento, siempre debes ser consciente de la limpieza bucal. Tómate el tiempo suficiente para cepillarte los dientes por lo menos dos veces al día, usar hilo dental a diario, limpiar la lengua correctamente y evitar los alimentos ricos en azufre. De esta manera,  puede evitar el mal aliento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *