La depilación láser e infecciones íntimas

Se puede hacer la Depilación láser íntima cuando se padece de alguna infección en la zona íntima como puede ser la candidiasis u hongos vaginales.
Candidiasis y depilación láser


La candidiasis es una afección bastante común, producida por hongos que aparecen en la vagina y provocan picor, escozor y quemazón. Puede surgir de forma ocasional por causa de la humedad, por ejemplo, si la zona no se seca bien o se lleva compresa o salva slip demasiados días seguidos. También puede ser recurrente si la persona es propensa, o incluso crónica. Se considera que es crónica si se sufre seis o más veces a lo largo de un año.

Las personas que lo sufren dudan de si deben o no realizarse un tratamiento de depilación láser. La respuesta es que sí, pero no en cualquier momento.

Depilación láser, una posible solución a la candidiasis

Hay que tener muy en cuenta que cuando se presenta un episodio de candidiasis no es recomendable someterse a un tratamiento de depilación láser. En ese momento, la zona, que ya de por sí es delicada, se encuentra más sensible y no es conveniente someterla a ningún tipo de agresión externa. Por lo tanto, podemos decir que sufrir de candidiasis es una contraindicación para depilarse de forma definitiva.

Pero sí es conveniente, si se es propensa a la candidiasis, tener la zona íntima depilada de forma definitiva. Los hongos se multiplican cuando hay humedad o falta de higiene, y estas condiciones óptimas para su reproducción se dan más fácilmente cuanto más vello haya.

De todas formas, es imprescindible consultar con el médico que nos esté tratando antes de decidirnos a someternos a la depilación láser. Él nos dirá cuándo es el mejor momento para ello.

Por otro lado, es muy aconsejable acudir a un centro depilación serio y fiable, en el que otro médico sea el que determine el día ideal para comenzar el tratamiento. Existen centros cuya profesionalidad brilla por su ausencia, y pueden animarnos a hacernos la depilación láser sin tener en cuenta esta afección. Y por ejemplo, mientras estamos tratando la enfermedad con antibiótico jamás deberíamos realizar una sesión láser, puesto que corremos el riesgo de que nos salgan manchas que luego es casi imposible hacer desaparecer.

Por eso, el estricto control facultativo es un requisito imprescindible si queremos olvidarnos del vello y padecemos candidiasis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *